Noche de Ópera

Noche de OperaCon poca luz, en medio de la función, espié tu semblante de soslayo; no quise que sintieras mis ojos ni que tu coquetería sobresaltada me advirtiera. Tu rostro era sereno y trasuntaba una gran felicidad.

Respetuosa, reprimías la sonrisa en tus labios. La soprano que se empeñaba con el Aria “Dove sono i bei momenti”, lo hubiera notado de inmediato irritada. Estabas tan absorta e inmóvil que entrecerrando los párpados, hui del tiempo.

Desaparecieron las arrugas y el mármol tibio no bastaba para describir la sensación que sentían, inmóviles, las yemas de mis dedos al recorrer tu rostro. Los ojos se agigantaron y tus iris que cambian de tonalidad según el humor y el entorno, me mostraron el verde más profundo que anidabas. Tú seño olvidó antiguas y nuevas preocupaciones, distraído, se relajó tranquilo.

Por comodidad te recogiste el pelo en un elegante rodete. Es ahora el perfil al cual un día le rendí mi corazón. Admiro las pequeñas orejas que coronan tu fino cuello de bailarina. Ese, donde me pasaría la vida aspirando los suaves perfumes que eterna elegís para mí. Pese a los años, nunca me creíste la fuerza de su embrujo.

Hoy se agiganta y dispara mi imaginación. Rendido e incrédulo veo como se superpone sobre él, el de nuestra hija. Me resulta milagrosa la correspondencia. Estoy viendo los dos a la vez, como si fueran dos recuerdos que evoco juntos, disolviendo los años que los separan. Noto graciosas diferencias de modas, en los aros y el maquillaje, quizás la frente más despejada y sus ojos son más parecidos a los míos.

Sin embargo la mirada es la misma. Es una mirada de madre. Envidioso varón solo puedo descubrir el amor, el cuidado, el ignorado sacrificio. Hasta esa gota de culpa porque nada es suficiente. Como siempre, la impotencia me deja un regusto melancólico, mi cerebro sabe que hay mucho más allí pero…, necesitaría un nuevo sentido para captarlo.

De tanto fijarme, miro ahora a la soprano. La burbuja de mi inconsciente la engulle y la transforma. Aunque su constante movimiento me lo dificulta, la envejezco veinte años y feliz superpongo ese nuevo tercer perfil amado.

Quizás hayas dado origen a una nueva raza de mujeres, de orejas como flores y cuello de cisne. Un ramalazo atávico de “páter familia” me hace fruncir el cejo pensando en ese tan sospechoso como futuro novio.

Tal molestia me devuelve al espectáculo. Con toda seriedad y circunstancia la “Condesa Almaviva” de tres años, casi cuatro, trata de convencernos con el Aria de Las bodas de Fígaro, mitad inglés mitad español, que su vida no tendría más sentido si tiene que irse a dormir justo ahora. Finalmente, cuando toda la ópera terminó y tanto el público como los artistas ya han apagado obedientes la luz, me doy cuenta, sin resignarme y frustrado que le entendí mejor la parte en inglés.

 

Carlos Caro

Paraná, 24 de diciembre de 2013

Descargar XPS: http://cort.as/D3Zn

 

Anuncios

8 comments

  1. Absolutamente precioso, y con tu permiso me guardo para mí “Los ojos se agigantaron y tus iris que cambian de tonalidad según el humor y el entorno, me mostraron el verde más profundo que anidabas”
    Un beso

  2. Hay lenguajes que no entienden de idiomas, porque tocan el alma directamente, sin pasar por la criba del cerebro. Yo también hay veces que entiendo las cosas mejor cuanto más raro me las dicen. Como este escrito tuyo, que se nota salir directamente de un recoveco escondido de tu memoria y hablar en clave de sentimiento: el idioma que se entiende sin pensar, sin analizar ni comprender, solo sintiendo. Un beso

  3. ¡Ay, Lavanda! Que grato es que lo “sientas”, las palabras solo son el envase de los sentimientos. Son la herramienta que reconoce nuestro cerebro y algunas veces, a través de ellas, “resuenan” en armonía. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s